Artículos Alumni

MAS ESIC

MAS ESIC

11.01.2017

MAS ESIC

"Hacer una labor de voluntariado ofrece una oportunidad de crecer como persona a todos los niveles de aprender y conocerse a uno mismo y a los demás"

Cuando me pidieron hace un par de meses que escribiera unas líneas para explicar qué es MASESIC, objetivos y principios, me asaltaron dudas.

Pero, a día de hoy e inmersos en el curso académico e iniciadas las actividades de MASESIC, me veo obligado a empezar por lo más importante, su razón de ser, las personas. Todos aquellos con los que compartimos ideas, esfuerzos, conocimientos: alumnos, profesores, personas en riesgo de exclusión social, niños de educación especial, víctimas de violencia de género, técnicos, personal de gestión, directivos de ong´s y fundaciones y un largo etcétera. Y una mención especial a los voluntarios, sin los que sería imposible realizar ni tan siquiera diseñar todas las actividades. 

Y es en esos voluntarios donde encontré la inspiración. El sábado pasado, acudiendo a uno de nuestros voluntariados me sentí, como otras veces en el pasado, inmensamente afortunado y orgulloso. Afortunado por asistir a una experiencia preciosa de solidaridad, formación y entrega. Era el primer día que nuestros voluntarios acudían a una fundación con la que llevamos colaborando desde el año pasado y que trabaja con personas que presentan discapacidad intelectual. Allí estábamos profesores, padres, alumnos e internos del centro. Algunos voluntarios veteranos, otros, novatos. Pero, todos comprometidos y con ilusión (y algún miedo también). 

Ver cómo esas personas que sufren parálisis cerebral son capaces de acogernos, de sacar lo mejor de nosotros mismos, de unirnos en un proyecto común, sintiéndonos felices simplemente por estar juntos allí, hace que todo lo vivido no se pueda compensar ni con todo el oro del mundo. Dos de los voluntarios no sabían lo que se iban a encontrar ni cómo iban a reaccionar ellos ni las personas con las cuales íbamos a compartir parte del sábado al conocerse. Me contaban inicialmente que tenían algo de miedo, pero que lo iban a intentar. Curiosamente, entrando en las instalaciones de esa fundación y visitando cada una de las salas donde estaban los residentes, lo que ocurrió es que poco a poco, todo encajó. Una de las personas que con parálisis cerebral cogió de la mano a uno de esos voluntarios y ya no le soltó hasta casi llegado el momento de marcharnos. Con la mano cogida no dejó de bailar ni de mirar con esos ojos de intensa y transparente humanidad al voluntario, una mirada que logra que cualquier miedo se disipe, que cualquier preocupación quede apartada, que cualquier teoría preconcebida se precipite sobre el suelo y sólo quede la armonía y profundo amor por el ser humano. 

No encuentro mejor ejemplo para definir MASESIC. La experiencia y la oportunidad de crecer como persona a todos los niveles y de poder aprender a conocerse más a uno mismo y a los demás. Es también la ocasión de comprobar cómo los límites entre lo que uno es y lo que puede llegar a ser no están trazados de antemano. 

Pues bien, las acciones de MAESIC nacen de la entrega, de la suma de inquietudes, de los sueños compartidos, del escaso tiempo libre que nos deja el sinfín de ocupaciones académicas, laborales y familiares, del deseo de imaginar un mundo más humano y solidario. 

MASESIC busca desarrollar valores éticos y de responsabilidad social corporativa, diseñando, respaldando y potenciando acciones que fomenten la solidaridad dentro y fuera de ESIC. 

Y es que desde ESIC creemos en la excelencia, pero una excelencia que sitúa los principios éticos y humanos en el lugar donde merecen estar: en el horizonte de todo lo que emprende el ser humano. ESIC tiene la firme convicción de que se puede ser muy buen profesional a la vez que una excelente persona y que, además, eso ayudará a sus estudiantes a triunfar en la vida. De ahí que, junto a una formación académica lo más completa y adaptada a las exigencias de los tiempos actuales, ESIC conceda una especial importancia a la formación moral de la sociedad. 

Por eso, como profesores o personal de ESIC tenemos la increíble oportunidad de formar parte de MASESIC como voluntarios y acompañar los procesos de nuestros alumnos en sus respectivas áreas de voluntariado (activo o presencial, eventos, Orbayu, internacional o asesoramiento en comunicación y marketing). Somos testigos de unas vivencias inolvidables de valentía, humanidad, compromiso, entrega, dedicación, ilusión y compañerismo. Y, como destacaba más arriba, son esos valores los que nos motivan día y noche a seguir confiando en un proyecto que nació hace ya más de tres años y que moviliza a cerca de 130 alumnos y a más de 20 voluntarios (entre profesores y plantilla de gestión) en la “Escuela”. Una Escuela que pretende ser ESCUELA DE VIDA. 

Gracias a todos por vuestra ilusión y compromiso. Colabora con nosotros, colabora con MASESIC.

Anacleto Iglesias Trigueros

Coordinador del Departamento de Acción Social y Voluntariado de MASESIC.